jueves, 26 de abril de 2007

¿Y por qué no?...

De un tiempo a esta parte, en los momentos en los que tengo un respiro (que cada vez son menos...sigh!) y me reuno conmigo mismo en la tranquilidad de una tarde/noche suelo hurgar en el cajón de mi memoria y rebusco en la estanteria de sueños. Allí están todos como libros de una vieja biblioteca; Unos enormes, otros pequeñitos, algunos ya los he "leido", con otros estoy en ello, muchos se quedaron en las primeras páginas y nunca más se volvieron a tocar...los pobres acumulan polvo esperando con ansia el momento en que los retome. Hay otros que ni siquiera se que existen y anhelan que mi subsconciente se fije en ellos para salir a la luz, para intentar salir de allí y convertirse en algo real, tangible, como muchos de sus compañeros de estantería que un día, por azar o vete tú a saber el motivo salieron de allí para nunca volver y, como crisálidas de gusano, tras un tiempo llegaron a convertirse en bellas mariposas en mi vida.

Como buen virgo que soy supongo que están perfectamente clasificados por categorías: laborales por un lado, setimentales por otro, infantiles, locos, sexuales...todo un compendio que en muchas ocasiones funciona como el motor que me hace seguir tirando del carro de la vida (pesado en ocasiones...).

Tengo un buen amigo que comienza a cumplir uno de los suyos y eso me emociona, a veces se aburre de leer y pretende cerrar ese libro-sueño pero este se resiste y le obliga a seguir leyendo, a llegar hasta el final. La impaciencia le puede en muchas ocasiones y pretende saltarse páginas, correr demasiado para llegar a esa meta tan deseada...pobre, no sabe que los sueños se rigen por normas propias y muchas veces se muestran caprichosos o escurridizos y es la perseverancia la que nos permite, poco a poco traerlos a nuestro terreno y, en ocasiones excepcionales, dominarlos y hacerlos nuestros.

Su sueño es llegar a ser un buen fotógrafo (bueno eso ya lo es, ahora solo le falta que el resto del mundo lo sepa igualmente), y para muestra un botón, aquí os dejo una de sus primeras portadas y editorial en la revista Oxígeno. Tiene más proyectos cercanos de los que puntualmente os iré informando, hasta ese momento pasaros por www.sergiorecio.com y juzgar vosotros mismos, yo creo que lo hace genial.

Por cierto, ¿cuales son vuestros sueños? ¿cuales habéis cumplido y cuales se quedaron en el camino?










"Sólo una cosa vuelve un sueño imposible: el miedo a fracasar."

Paulo Coelho (Escritor brasileño).

3 comentarios:

oli.marisa dijo...

Cuando conocí a Sergio "el fotógrafo" me resultaron extrañas muchas cosas de él. Me extrañó mucho su amabilidad, por ejemplo al alumbrarme con su móvil para que yo pudiera sacarme un café en la cutre máquina del laboratorio donde los dos esperábamos recoger nuestras fotos (en ese momento estuve a punto de cantarle, burlona, la canción de gusiluz, pero me parecía prematuro que "disfrutara" de mi particular humor socarrón; tan solo lo conocía desde hacía unos minutos). Me extrañó mucho su forma íntima y particular de hablar (alguien debería decirle a este chico que si me mira así no voy a poder concentrarme en su conversación, extrañamente llena de contenido, profunda e interesante...) - Sergio tiene unos ojos preciosos, aunque en eso intenta llevarme la contraria a veces. Me extrañó su increíble intuición (¿trabajas en algo social? - me dijo... Le contesté que era diseñadora, pero los trabajos de los que me sentía más orgullosa o en los que me había sentido más "yomisma" estaban relacionados con temas sociales). Me extrañó lo rápido que pasaba el tiempo ¿ya llevamos dos horas en el laboratorio? ¿quién ha parado el reloj?? Antes de irme, corriendo corriendo a mi correspondiente boda de esa noche, me dio la dirección de su web mientras me decía: Mira las fotos y cuéntame tu opinión... Oye ¿te podría contratar de ayudante para algún trabajo que me salga? La verdad es que dentro de un par de fines de semana tengo una boda, de un amigo... aunque esta es en Madrid (una pareja amiga suya... Sergio y Virginia, creo recordar ;) ¿Me das tu teléfono?, me dijo, por si te necesito de ayudante y tienes tiempo...
Fue la primera de un montón de conversaciones, las que hemos tenido, tenemos y tendremos. Me siento afortunada de presenciar casi los comienzos de su sueño; me siento orgullosa de su evolución constante, de su tesón y esfuerzo, de su capacidad de aprendizaje. Me siento feliz de poder darle mi apoyo siempre que lo necesite para mejorar su trabajo. Pero sobre todo me siento una privilegiada porque yo ya toco el mío... lo toco y lo abrazo... se llama Sergio Recio, de profesión cazador de sueños.

No esperéis más, id a por el vuestro... a lo mejor en vuestro camino, además, hacéis realidad los sueños de otra persona ;)

Besos!
Isa

VIRGINIA dijo...

Lo que conozco de Sergio "el fotografo" es bastante positivo, creo que es un gran amigo de sus amigos, a parte de un excelente fotografo. Desde aquí le deseo muchísima suerte en todos sus proyectos, se merece que le vaya bien.

Sergio dijo...

Eso dije yo... ¿y por qué no?

Uno se lanza con fuerza, pero encuentra contínuos frenos, trabas, problemas, que cada vez son más difíciles de salvar -o cada vez uno está más cansado-. Me resisto a tirar la toalla, pero me planteo de una manera muy firme cerrar una etapa que parece llegar a su fin -o no- y decirle adios a mi sueño, xq ya no estará en mis manos conseguirlo.