lunes, 21 de mayo de 2007

Relato corto

Buenas noches, he estado un tiempo perdido sin publicar nada ya que ultimamente la falta de sueño ha hecho mella en mi (y no es por salir de fiesta, no seáis mal pensados...) pero vuelvo con fuerzas renovadas y la sana intención de dejar por aquí retazos de mi y mis inquietudes o simplemente desvaríos más a menudo.

Buscando en el arcón de trastos viejos he encontrado varios textos que escribí no hace mucho tiempo. Aquí os dejo uno de ellos.

"Hoy he vuelto a soñar. Abro los ojos, todo es oscuridad e instintivamente mi mano busca tu tacto, tu olor, tu calor. Te busco a ciegas y poco a poco la realidad me golpea como un jarro de agua fría, no estás a mi lado. Una vez más me despierto solo y mi cuerpo grita en silencio buscando el tuyo. Palpo las sábanas agarrándome a los retazos que aún quedan impresos en mi memoria de la última noche de ilusiones oníricas.

Aún medio adormilado comienza de nuevo ese bucle amargo que se lleva repitiendo meses en los que cada mañana tengo que levantarme y afrontar que no estás, que llevo mucho tiempo solo a pesar de que todas las noches vuelves a mi.

Hoy he vuelto a soñar y como cada noche mi subconsciente se ha vuelto dueño y señor y ha danzado a su antojo haciéndome feliz por unas horas. Te he sentido de nuevo, te he visto sonreír, abrazarme, besarme, charlar de banalidades… Me he sentido de nuevo tuyo. Maldito sueño en el que todo es tan real que hasta tu aliento hace que se me erice el cuerpo recordándolo, es una tortura a la que estoy atado cada noche y que me atormenta día a día.

Vago como alma en pena, dejándome arrastrar por la corriente de las horas diurnas, deseando que todo acabe y poder tenerte de nuevo entre mis brazos cuando el sueño me encuentre. Es una vida triste, vacía, carente de sentido. Todo lo que me rodea se desdibuja a mi alrededor como si una mano invisible derramase agua sobre la acuarela que pinta la realidad y en mi mente únicamente persiste una idea…encontrarte.

Hoy he vuelto a besarte, has vuelto a besarme con pasión dejando que ese beso resbalase por mi garganta y cayese hasta mi corazón instalándose allí. ¡Maldito veneno! No puedo desterrarte de mi cabeza aunque quiera. Por más que lo intente te veo en todas partes, te siento en cada poro de mi cuerpo, te añoro a cada momento y trato de aferrarme a ese sueño pero algo me dice que nunca volverás, que lo único que queda de ti es lo que yo invento y que todo ha sido una ilusión.

No puedo seguir viviendo de sueños, también se acaban y este lo hace con el ácido sabor de la derrota, de no saberte mía, de no ser alguien a quién siquiera importas ya. ¿Tú también sueñas? Imagino que sí y que no soy yo esa persona que acude a ti cada noche. Estás tan vacía de sentimientos que lo único que destilas es odio y rencor, yo ya no tengo fuerzas ni para eso, quiero abandonarme y dejar que los días pasen, nada me hace reír. Tan sólo encuentro delante un muro enorme que me impide seguir caminando, unas cadenas que no me dejan echar a volar y un espejo que me devuelve la imagen de unos ojos tristes que saben que lo han perdido todo.

Esta noche volveré a soñar…"


Descansad y "dulces sueños"...

3 comentarios:

VIRGINIA dijo...

Antes me metía en la cama e intentaba conciliar el sueño pensando en cosas inalcanzables... hace mucho que no me pasa, últimamente me encanta levantarme y saber que nada desaparece, todo lo contrario, él está ahí para pasar todo el tiempo que sea posible conmigo y con el enano. Ahora mis prioridades han cambiado y aunque muchas veces deseo que podamos tener unas circunstancias más favorables creo que a pesar de los obstáculos tengo mucha suerte.

Sophia dijo...

Muchas veces me he sentido como en tu bello (aunque triste) relato, parece que la vida nunca volverá a ser lo que era, pero si no pasásemos por amargas experiencias, ¿cómo sabríamos reconocer y valorar las maravillosas sorpresas que nos llegan en el momento más inesperado?

Sergio dijo...

Gracias por compartir este relato con nosotros. :)